Malaz y el worldbuilding (o construcción de mundo)

Publicada en Publicada en ¿Por qué?
Compartir no cuesta nadaShare on Facebook1Tweet about this on TwitterShare on Google+0Email this to someone

La saga de Steven Erikson y una reflexión sobre la inmersión en su mundo

 

En este artículo no pretendo dar consejos sobre la construcción de mundo, o worldbuilding, sino que quisiera hacer una reflexión sobre los numerosos aspectos de esta saga que nos hacen sumergirnos en ella. Y por qué no, mucho de esto puede ser tomado como un buen punto de partida para tus historias, sea que se desarrollen en un mundo fantástico o no. O bien, para indagar  en estos detalles al momento de toparte con una novela.

Si no leíste Malaz: el libro de los caídos, podés usar este artículo como guía para estudiar otras sagas como la renombrada Canción de hielo y fuego, de George R. R. Martin. O como no, El señor de los anillos.

 

El punto de vista

¿Por qué Malaz? (Porque no leí a Martin). Y porque nos presenta un mundo suficientemente amplio y rico en culturas como para ahondar en cada una de ellas. No es para menos: la saga cuenta con diez gruesos libros que podrían considerarse armas letales.

Debemos comenzar por un punto importante, mucha de la eficacia que Erikson posee para desarrollar su mundo, viene de la mano de que, antes de ser escritor, estudió antropología. Su forma de tratar las sociedades (más o menos primitivas) que pueblan su universo, están abordadas desde dos elementos primordiales: la organización política y la militar.

Al ser el imperio de Malaz el centro de la historia (¿en serio?), el aspecto bélico es el primero a desarrollar, pero este no puede sostenerse por sí mismo si no se aborda también la estructura política de su sociedad. Esto, por sí solo, podría ser suficiente para ahondar en la población que da nombre a su saga, pero no para sustentar el resto del mundo. ¿Por qué? Porque ahí afuera, existen otras ciudades, imperios nacientes, tribus, pueblos independientes. Y Erikson no se detiene allí, también nos ofrece un recorrido por las civilizaciones y razas del pasado.

En tu caso, podrías dejar que sea el lector quien llene los huecos, que imagine cómo serían las otras culturas con solo brindarle unas pocas palabras: por acá un reino, por allá una tribu, más allá una ciudad-estado. Pero estarías pasando por alto un hecho primordial en la literatura: el punto de vista. Seguramente conozcas tu mundo hasta el último detalle, pero ¿qué hay de tus personajes? ¿Cómo reaccionan ellos al encuentro con otras sociedades? Este es un buen punto para tratar la perspectiva de cada uno de ellos; un soldado quizás se fije en el poder bélico, en tanto un mercader seguro ubicará los comercios más concurridos.

Como ejemplo, voy a extractar unas líneas del segundo volumen de la saga, mostrando como el punto de vista de un personaje nos da una pauta sobre el worldbuilding. No te preocupes, no hay spoilers.

Icarium es un personaje no humano que se dice, ha vivido por varios milenios. Entre tantos rumores acerca de él, uno habla sobre su obsesión con la medición del tiempo. Veamos como aventura conclusiones sobre una sociedad pasada, con solo estudiar los libros que de ella han sobrevivido.

Solo los materiales de este libro cuestan un año del jornal de un artesano. Ningún estudioso en su sano juicio hubiera empleado tales recursos, por no mencionar el tiempo, para tratar un tema tan inútil y trivial. […] Estoy seguro de que estas obras tienen por lo menos un millar de años. Varios miles, incluso. […] La civilización que llevó consigo estas obras debió de ser asombrosamente rica. […]

A través del punto de vista de su personaje, de esa atención por observar los detalles de un libro, Erikson nos regala un rápido viaje al pasado de su propio mundo. Independientemente de que este tema se desarrolle o no luego, ya sienta un contexto, un contexto vivo que crece más allá del tiempo presente de la novela.

Otro ejemplo, lo tenemos al inicio de los capítulos. En cada uno, Erikson agrega una cita de unas pocas líneas, de algún escrito histórico de su mundo. Encontramos frases de historiados, sabios, soldados, chamanes, todos tienen un lugar para hilar un detalle más a su universo.

 

Para concluir

Sea por el método que sea, el worldbuilding es lo que le da al universo de tu historia un contexto vivo, una realidad propia. Si no, ¿para qué crear un mundo desde cero, si va a sentirse genérico, vacío o irreal?

 

¿Habías considerado la importancia del worldbuilding a través del punto de vista de los personajes? ¿Qué otras novelas podrías agregar a las que ya mencioné?

Hasta el próximo artículo.

Compartir no cuesta nadaShare on Facebook1Tweet about this on TwitterShare on Google+0Email this to someone

2 comentarios en “Malaz y el worldbuilding (o construcción de mundo)

  1. Muy interesante apreciación. Un buen relato, no solo debe sorprender al lector, sino también a cada personaje de la historia. ¡Excelente!

    1. Gracias por tu comentario, Rodolfo. Cieramente, el punto de vista es una de las mayores complejidades de la literatura; muchas veces se pasa por alto, relegando la historia a una mera exposición por parte del narrador.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *